4000 km. en bicicleta por Europa para ver a la Selección

En el camino a Rusia sigo conociendo historias de argentinos que dejan todo para poder llegar al Mundial. Agustina, por ejemplo, está viajando a dedo y vende artesanías por Europa para poder llegar desde Londres a San Petersburgo. Ya está en la frontera, muy cerca de su primer objetivo. Santiago Reale quiso hacer algo similar, pero decidió llevar su propio medio de transporte dentro de la valija: su bicicleta.

Sin saber si la Argentina iba a clasificar al mundial, Santiago hizo una promesa en junio: apenas se confirmara que Messi iba a jugar en Rusia, sacaba pasajes hasta Barcelona para emprender un viaje de más de 4000 km en bicicleta por toda Europa.

Leé la nota completa en TN.com.ar

El viaje de Agustina, la hincha que hace dedo por Europa para ver a la Selección

Estar por primera vez en un Mundial de Fútbol es una experiencia única para cualquier persona. No sólo hace falta dinero, también hay que tener ganas de salir a experimentar cosas distintas lejos de casa. Agustina Murúa no lo dudó. Tras perder la oportunidad de estar en el Mundial de Brasil, esta profesora de educación física de 24 años se animó y decidió emprender uno de los viajes más importantes de su vida: ver a la Selección Argentina en San Petersburgo, en el tercer partido del grupo D contra Nigeria, bien lejos de su casa en San Nicolás de los Arroyos (Buenos Aires).

Leé la nota completa en TN.com.ar

El mundial ya se vive hasta en el espacio

El mundial de 2018 ya es una cuestión de estado en Rusia y el gobierno del presidente Vladimir Putin va a jugar todas sus cartas para mostrar a su país ante los ojos del mundo. En las últimas horas, se confirmó algo que se sospechaba que iba a suceder teniendo en cuenta los antecedentes de los Juegos Olímpicos de Sochi en 2014: los cosmonautas y astronautas van a sumarse a la gran fiesta del fútbol.

Leé la nota completa en TN.com.ar

Una cabra y un gato, las mascotas no oficiales que buscan destronar al Pulpo Paul

Los mundiales se pueden contar por lo que pasa en la cancha, sus jugadores, sus jugadas majestuosas (quién no recuerda o se maravilla por Maradona en el 86), sus errores (goles mal cobrados, faltas que no fueron) y por todo el color de las tribunas. Pero nadie recuerda a las mascotas oficiales.

El primer mundial que contó con una mascota fue el de Inglaterra 1966, en una movida de algún genio del marketing de los 60 para venderles un recuerdo a los miles de hinchas que viajaban para asistir al gran evento del fútbol. Pero pocos recuerdan que se trataba de un león llamado Willie.

Leé la nota completa en TN.com.ar